Amélie, la nostalgia feliz.

"Todo lo que amamos se convierte en una ficción. De las mías la primera fue Japón" dice Amélie Nothomb.



Y sigue.... " A los cinco años, cuando me arrancaron de allí (de Japón), empecé a contármelo a mí misma. Las lagunas de mi relato no tardaron en incomodarme. ¿Qué podía decir yo del país que creía conocer y que, con el transcurrir de los años, se iba alejando de mi cuerpo y de mi mente?.

En ningún momento tomé la decisión de inventar. Sucedió sin que yo interviniera. Nunca se me ocurrió deslizar lo falso dentro de lo verdadero ni disfrazar lo auténtico con apariencia de falsedad"


Amélie nació en Kobe, Japón, donde su padre era embajador. Después se fueron a China y a otros destinos y Amélie recién volvió a su país natal a los 21 años, para hacer una práctica en una empresa. De ahí sale:



En Estupor y temblores, Amélie entra a trabajar en la compañía Yamimoto con la ilusión de que va a desempeñar un puesto acorde con su formación.


Pronto comprende que esto es imposible. Su doble condición de extranjera y de mujer, y su desconocimiento del engranaje «real» de las relaciones laborales en una empresa nipona, la convierten en tan sólo unos meses en un paria.


Por mucho que domine el idioma, que le fascine la cultura y que haya pasado sus primeros años de vida en Tokio, todo está en contra suya, independientemente de lo que haga






Dieciséis años más tarde y ya siendo una escritora famosa, Amélie acepta la invitación de una televisión francesa de regresar a Japón, el país que le pertenece pero que le es extranjero:

"Lo que has vivido te deja una melodía en el interior del pecho: ésa es la que, a través del relato, nos esforzamos en escuchar. Se trata de escribir este sonido con los medios propios del lenguaje."


Escribir el sonido de la nostalgia con los medios propios del lenguaje es lo que hace en este libro, contando su vuelta a Japón, el reencuentro con su niñera que fue su madre, y su ex-novio.



En esta novela, una especie de road movie a la japonesa, Amélie habla del concepto natsukashii, una de las palabras que elegimos para nuestro diccionario de palabras intraducibles que nos ayudan a expresar lo que está pasando en este tiempo de cuarentena.


Natsukashii remite a la nostalgia y la pregunta es si triste o feliz. En japonés, no hay una palabra que asocie nostalgia con tristeza.


Aunque parezca un oxímoron, para esta cultura la nostalgia es feliz, el momento en que un recuerdo hermoso regresa a la memoria y la llena de dulzura.







En toda la obra de Nothomb, Japón no es sólo un telón de fondo vagamente exótico, sino parte de su personalidad y su narrativa. Amélie elige ser japonesa y eso la vuelve vulnerable y fuerte a la vez.



´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´


Te invitamos a nuestra experiencia japonesa "La escritura del oleaje" con Martín Castagnet y Andi Parejas para viajar con los sentidos a ese país y aprender sobre literatura y otras artes niponas. Para más información: www.nauexperiencias.com


Y para disfrutar del placer de las lecturas compartidas, unite a nuestro Club de Novela para leer y compartir impresiones que nos enriquezcan como lectores. Más info es https://www.nauexperiencias.com/experiencia-club-de-novela


Te esperamos.



#nauexperiencias #regalaexperiencias #novela #japon #amelienothomb



98 vistas

+ 54 9 113 464 2511