Nau Experiencias

Si querés comunicarte con nosotros :

+ 54 9 11 3464-2511

nau@nauexperiencias.com

lunes a viernes:  10 a 18 hs

Sara Gallardo es Sara Gallardo


Sara Gallardo no hereda un estilo ni crea el estilo que se espera de ella. Los cambios de perspectiva, de tono, de lengua y de temas que hay en sus novelas le valieron el "reconocimiento" de su padre que le dijo, sobre uno de sus libros, que no parecía escrito por una mujer. Eso también lo cuenta Samantha Schweblin, otra gran escritora argentina: Y me ha pasado que, como halago, me dicen “pero no parece escrito por una mujer”. Es terrible, pero es así. ¡Me lo dicen como un halago!


Como decíamos en la última newsletter, Sara es una escritora no se parece a nadie y sus textos son muy distintos entre sí.



Van algunas recomendaciones para conocerla, reencontrarla y disfrutarla:


En una carta que le manda Manuel Muujica Láinez apenas termina de leer este libro, le dice: " Querida Sara... ¡Qué libro extraño y bello has logrado! No imagino cómo se te ocurrió , ni como te atreviste a emprenderlo. ¡Qué audacia! Todo se ajusta en él a la perfección: la psicología del conmovedor-tan humano y santo-indio mataco; la atmósfera en la cual se desarrolla su vida; los personajes que lo rodean encabezados por el infernal Paqui; el idioma con el cual Eisejuaz narra su historia terrible y absurda, una lengua que implica una verdadera creación, que manejas admirablemente de un extremo al otro del libro. Ojalá la gente comprenda lo valioso de tu texto.... Te abrazo , Manucho.


No todos los hombres son iguales, ni leen y reconocen a las mujeres de la misma manera, ¿no?.





Al morir su padre, Julián hereda Las Zanjas, paraíso natural que ocupa con desconcierto y alegría. Siempre custodiados por Corsario, el galgo gris, y Chispa, la dorada compañera que eligen para él, Julián y su novia Lisa construyen una casa, plantan árboles, andan a caballo por los bañados y se aman sin saber que el mal que avienta los amores no ronda afuera, sino que anida dentro de uno.


A Julián, que según sus propias palabras "nunca ha sabido hacer nada salvo no hacer nada", se le ocurre convertirse en estanciero productivo, y las novedades llegan a Las Zanjas: tres toros insolentes, un tractor y un encargado ambicioso.


Sensible e indolente, Julián se debate en un mundo que parece no tener lugar para él, mientras el tiempo corre, veloz como los galgos amados.




"En mi caso escribir –y escribir mucho, aunque sea de manera imperfecta– significa un esfuerzo por desenrollar una especie de madeja interna. Llegar a ser, mediante el trabajo, uno mismo. Es decir, trascenderse a sí mismo para llegar a ser quien uno es y no sabe".


Lo dijo en una entrevista que dio a Confirmado , la revista de la que era una suerte de columnista estrella. Esas columnas que escribió semanalmente desde mediados de los años 60 hasta principios de los 70 son profundas y están llenas de gracia:


“Cada época tiene sus anteojos de color Gentiles anteojos, tiñen la visión de las gentes con un tono uniforme que las hace sentir, no sin un arrebatamiento confortable, ‘modernos’. El tinte de los anteojos de cada época es, para llamarlo de alguna manera, moda intelectual. O moda anímica. Un color de rescate difícil, además. ¿Quién puede devolvernos el tinte pardusco que velaba apaciblemente la luz del día una vez que se nos han caído las gafas polaroid? Nadie. Por eso resulta casi imposible volver a saborear el tono exacto de los tiempos sumergidos en el ayer: siendo los más inmersos en el color del momento indefectiblemente los mediocres, poco de ellos resta para despertar curiosidades en el futuro. La gente de excepción nada por encima de las tonalidades dictadas por las famosas gafas”.


....................................................................


Si querés que este sea un año de buenas lecturas para disfrutar en compañía te invitamos a nuestras experiencias literarias:


7 de marzo

"El viaje dentro del viaje" con Pedro Mairal

En este seminario exploramos maneras de contar un viaje, revisando grandes cronistas como Bruce Chatwin, Leila Guerriero, Basho, Jack Kerouac, Hebe Uhart. Ejercitamos la observación verbal y consideramos el texto como un territorio, hasta que viajar y escribir se convierten en una misma cosa.


18 de marzo

"Club de novela" con Ana Quiroga

En la lectura compartida se intercambian puntos de vista e interpretaciones que nos enriquecen como lector y nos ofrecen otra manera de pensar el mundo. Esta experiencia propone analizar una novela por encuentro a partir de la lectura previa. Comenzaremos con "La única historia" de Julian Barnes:


Más info e inscripciones en www.nauexperiencias.com


Si todavía no recibís nuestra newsletter, podes anotarte es www.nauexperiencias.com/newsletter


Te esperamos



54 vistas